Cloud y Covid-19, reflexión de hacia dónde vamos.
reflexión cloud covid-19

Cloud y Covid-19, reflexión de hacia dónde vamos.

En estos días de teletrabajo y en el que la palabra urgencia cobra un cariz diferente, nos hemos permitido parar a reflexionar. Una reflexión sobre cloud, sector it, un breve vistazo al pasado inmediato, a un presente pausado y a un futuro de cambio. ¿Qué hemos aprendido? ¿Qué extraemos de todo esto?

Panorama

Si giramos ligeramente la cabeza para mirar atrás, en términos generales, sólo algunas empresas tomaron medidas de manera anticipada y, en contra de todo pronóstico, no han sido las más grandes quienes han llevado la voz cantante, sino aquellas cuyos servicios se dirigen al gran público. Empresas de servicios online que ya tenían su tecnología preparada y solo dependían de la capacidad de respuesta de sus proveedores de comunicaciones y servicios cloud. Afortunadamente, las líneas de comunicaciones, las operadoras y los proveedores de contenido cloud masivo, han reaccionado bien para soportar el incremento de tráfico sin que haya habido caídas o perdidas de rendimiento significativas.

Mientras en lo relativo a IT…

Por un lado, la mayor parte del tejido empresarial no estaba preparado “organizativamente” para el teletrabajo. Esto ha provocado que en muchos casos se caiga en la improvisación, utilizando herramientas “libres” o “gratuitas”, portátiles particulares… y sin atender a ningún protocolo de seguridad para las conexiones con VPNs; se corren así riesgos con SW no profesional a nivel de seguridad.  El teletrabajo también implica -o debería- más formación a los empleados en temas de seguridad.

Por otro lado, han aumentado las inquietudes en temas de escritorios virtuales (no confundir con teletrabajo, propiamente, puede ser una herramienta, pero no la única), aunque su despliegue no es tan ágil como la situación ha requerido, por lo que muchos proyectos de este tipo no han podido, siquiera, abordarse.

Además, no todos han podido configurar accesos a sus SW de gestión ubicados en sus oficinas; bien porque tecnológicamente no estaban preparados (firewall, routers, antiguos o inexistentes) o porque su proveedor de servicios estaba saturado y no podía dar respuesta rápida para configurar esos accesos. Por ello, las tareas administrativas también se han resentido en las últimas semanas.

Todo este conjunto de situaciones, según nuestra experiencia nos ha llevado a una reflexión sobre entornos cloud y su papel. Así, las empresas que ya tenían sus servicios externalizados en la nube solo han necesitado habilitar más conexiones de usuarios, ampliar el ancho de banda, aumentar los recursos de algunas máquinas… Todo ello se puede proveer de manera ágil y eficiente ( en su sentido más amplio, en tiempo y coste) desde un data center externo, que está preparado tecnológicamente para ello y dispone de servicio 24×7. Además, el trabajar con sistemas en modo cloud favorece un acceso ubicuo (casi todos los negocios han experimentado su importancia) y aporta las ventajas financieras que supone el pago-por-uso.

Reflexión sobre el cloud

En Kio somos optimistas con el futuro del cloud. Nos encontramos en un escenario que ha despertado la inquietud de mejorar la conectividad y, en algunos casos, de externalizar la infraestructura a un data center.

Creemos que estamos en un momento en el que las empresas se preocuparán (y/o deberían preocuparse) de:

  • Externalizar infraestructura TI.
  • Mejorar en comunicaciones, accesos remotos y su seguridad.
  • Herramientas de trabajo colaborativo.
  • Diseñar planes de contingencia (no solo TI, sino a todos los niveles).

Cerrar menú